domingo, 4 de abril de 2010

La cría de peces se vuelve un buen negocio



La cría de peces en Santa Cruz se ha vuelto un negocio cada vez más atractivo por su rentabilidad, lo que se ve reflejado en el surgimiento de nuevos emprendimientos y una mayor oferta.
Las 30 granjas piscícolas están aglutinadas en la Cámara de Acuicultura del Oriente (CAOR), de las cuales 12 se dedican a la producción comercial para satisfacer la demanda cruceña con una oferta que este año llegará a 300 toneladas, el triple de la gestión pasada.
En esta Semana Santa las 12 granjas ofertaron unas 30 toneladas, 20 toneladas más que en el año 2009 y 26 toneladas más de las que sacaron al mercado hace cuatro años.
El Vallecito, está catalogada por sus dueños como una de las granjas más grandes de Santa Cruz. Hace seis años, Ángel Darío Gutiérrez se jubiló y decidió convertir la pesca, uno de sus hobbies en un negocio rentable
Ahora Gutiérrez ve los resultados, pues en este feriado santo ofreció más de cinco toneladas de diferentes especies de pescado como pacú, pacú de plata, tambaquí, si bien esta piscigranja tiene una capacidad productiva de 50 toneladas anuales. El 2009 ofrecieron dos toneladas.
“Contamos con alrededor de 25 lagunas dentro de 40 hectáreas, eso distribuidos en los que son las lagunas de alevines, de engorde, los tanques de captación de agua”, informó el gerente general de Vallecito, Gonzalo Serrate, quien también cumple el cargo de director de CAOR
Serrate detalló que en Santa Cruz hay más de 500 personas que se dedican a la cría de peces, pero en CAOR sólo están afiliados los productores medianos y grandes.
“Hay asociación de criadores en Guarayos, Yapacaní, San Ignacio, tenemos asociaciones en varios lugares”, dijo Serrate. Este productor considera que el sábalo que llega desde Villamontes no es competencia porque los productores que ofrecen pacú o surubí..
Otro emprendimiento es la nueva granja de peces de Tropiflor, empresa que si bien se dedica a la producción de árboles, hace un año decidió invertir 38 mil dólares para la apertura de cuatro lagunas de 20 metros de ancho por 50 metros de largo con una profundidad de cinco metros.
En estas lagunas crían 10 mil peces, 75 por ciento son de la variedad tilapias y el resto pacú. “La tilapia es un pez con mucho potencial porque en Europa y en Estados Unidos es uno de los más consumidos. Este pez tiene una carne muy deliciosa, poco hueso y el precio es mas accesible”, señaló el responsable de este proyecto, Martín Covarrubias al informar que también crían pacú porque decidieron no dejar esa parte del mercado que será abastecido con la próxima ampliación, donde la mayor producción será de pacú.
Tropiflor estima que con las cuatro lagunas producirán 700 kilos de pescado, teniendo un ingreso de 24 mil bolivianos mensuales. Covarruvias contó que están recibiendo el asesoramiento de la piscigranja El Prado de la estatal UAGRM.
Una de las ventajas de la cría de peces es la utilización de poca mano de obra, en el Vallecito emplean a cinco personas para atender las 20 lagunas en el predio de 40 hectáreas.
La demanda es tal en Semana Santa que para cubrirla hay que importar también el producto. El pasado miércoles en el mercado Los Bosques, el tarijeño Gustavo Garzón, relataba que incursionó en el negocio de la importación de pescado hace más de 30 años pues su padre de dedicó a ello desde joven.
Garzón abastece Santa Cruz, Cochabamba y La Paz, a veces Tarija, Oruro y Potosí. A Santa Cruz en temporada baja trae unos dos camiones con 24 toneladas cada uno en un lapso de quince días, pero para Semana Santa, contó que hasta se triplica la venta y eso que trayendo los camiones cada semana desde el río Paraná de Argentina.
“En Santa Cruz el consumo del pescado aumentó los últimos años por la tradición de comerlo a la parrilla. En mercados como La Paz y Cochabamba quizás por la misma crisis ha bajado un poco”, dijo Garzón al informar que para Semana Santa los 20 kilos de sábalo los vende a 370 bolivianos mientras que en temporada baja su precio es de 300 bolivianos.
1030 bolivianos es el costo de producción de cada una de las lagunas de Tropiflor.“El costo de mantenimiento no es alto, es la mano de obra, gente que nos asesora más la que nos cuida el lugar”

MARTÍN COVARRUBIAS
Responsable Tropiflor Hacemos que la gente vea el pescado que es un bien saludable, que se lo debe consumir todo el año”

GONZALO SERRATE
Director CAOR El consumo por persona es de 1,6 kilos al año
La población boliviana destina apenas el 0,8 por ciento de su presupuesto de alimento para comprar pescado y el consumo por persona es de 1,6 kilos por años.
En un estudio realizado el 2003, la Organización de la Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) indicó que entre las razones de ésto es porque existe una inadecuada higiene en los puntos de venta, poca oferta y precio elevado.
La producción está destinada a la comercialización nacional pues el 2003 de las 6974 toneladas sólo 37 toneladas fueron exportadas.
Se conoce de exportaciones de pescados amazónicos hacia el Brasil, provenientes del norte del Beni, representando probablemente menos de 200 toneladas por año.
También se realizaron exportaciones experimentales de trucha a San Pablo (Brasil) de 18 toneladas, por un valor de cuatro mil dólares.
En Bolivia existen más de 400 especies de peces en las tres cuencas: Amazónica, del Plata y Yendorreica del Altiplano.
En la cuenca Amazónica existe 145 ríos, 37 lagos grandes y 202 lagunas permanentes; además de una inmensa área inundable, entre los meses de febrero y agosto. En esta cuenca se estima el tamaño del recurso pesquero accesible a unas nueve mil toneladas al año aunque el tamaño del recurso pesquero potencial es mucho más alto.
La cuenca del Plata está compuesta por tres ríos: el Pilcomayo, Bermejo y La Plata. Los rendimientos de estas pesquerías han sido por encima de las dos mil toneladas al año. En la cuenca del Altiplano está compuesta por el Lago Titicaca y Poopó. Los rendimientos al año son de dos mil toneladas. Aunque en 2004 en el Poopó colapsó por el aumento de sal.

Alevines • Los pescados bebés surgen de la reproducción de la hembra cuando ésta suelta los huevos y el macho los impregna con semen. Los criadores, al tener la larva, comienzan a alimentarlos hasta que éstos crezcan hasta 5-10 centímetros. Con este tamaño, algunos los venden y otros los siguen engordando.

Juveniles • Cuando miden entre 14 a 20 centímetros. Los llevan a otra laguna porque los tratan de uniformar en el peso porque siempre hay el dominante, el grande que se come las comidas de los otros. Comen entre el 3 y 5 por ciento de su biomasa diaria, es decir si pesa 50 gramos come 1,5 gramos al día.

Adultos • Son adultos cuando pasan de los 500 gramos de peso. Baja su porcentaje de comida. Entre el 2 y el 3 por ciento de su peso. Si pesa 1,5 kilo come 30 gramos diarios.El pacú puede llegar a pesar más de 40 kilos. El pacú de plata pesa hasta 20 kilos. El sábalo hasta cuatro kilos. El surubí hasta 70 kilos.

Fuente : http://elnuevodia.com.bo/index.php?cat=166&pla=3&id_articulo=30064